“SER ACCIDENTE” NUEVO TRABAJO DE DOMADOR


La banda de Pop Pánico vuelve con “Ser Accidente” (cuarto trabajo de estudio). Exerimentación, pop, rock, stoner… Produce Manuel Cabezalí (Havalina) / Grabado en “El lado izquierdo” por Dany Richter.   
factor campo
Domador, grupo veterano explorador y reconocido de la escena aragonesa, presenta ahora su nuevo y esperado trabajo “SER ACCIDENTE”, un Ep de cinco canciones a las que han llegado tras un intenso trabajo de producción junto a Manuel Cabezalí (Havalina, Rufus T. Firefly, Maga o Atención Tsunami) y grabado en los estudios El Lado Izquierdo de Dany Richter en otoño de 2016.
Se trata del trabajo más maduro de la banda, personal como siempre, cercano a un pop rock contundente, casi stoner en algunas ocasiones y cercano a la pista de baile y el pop más moldeable en otras. Si hablamos de referencias, la personal voz de Chema les da el sobrenombre de pop pánico, y suman influencias que a primera vista son claramente identificables y moldeadas con gusto. Varry Brava, Supersubmarina, Miss Caffeina, Sexy Zebras pero también Maga, Elefantes o Bunbury se cuelan en la escucha. Herederos de sus anteriores trabajos, se mezclan con la influencia de estas bandas reconocibles, con el Ser presente de la producción y el bagaje de la banda (que ha explorado desde la electrónica, hasta la música más surrealista, pasando por el pop rock convencional), todo ello llena este magnífico Ep de intensidad, rompen el ritmo cómodo del oyente, lo meten en la lavadora y le pegan un viaje al estilo Tsunami, para no dejarlo indiferente. Un disco disfrutable, con referencias espaciales y temporales gritando a los temas universales. Un disco que se escapa a la escucha íntima, la supera y la asalta, visualizando el directo potente y arrollador que merecen estas nuevas canciones en las que Domador han encontrado acomodo temporal, pues su espíritu inquieto lo refiere la frase que les acompaña: “SE ACABA EL MUNDO, EMPIEZA DOMADOR”. Un consejo, deje de leer y dele al Play.

Ruben Moreno – Mondosonoro Aragón